sábado, 19 de diciembre de 2009

Devenir


Las edades.
De las cosas que empiezan, de las cosas que acaban,
de las que persisten o se abandonan.
De la descafeinada edad adulta, la agridulce adolescencia,
del adolecer, de la eterna infancia.

Las edades del ayer y del mañana.
Los torbellinos de caos armónico, las espirales ascendentes.
El olor de los recuerdos, el sabor de lo desconocido.
Combustiones inesperadas.

La edad del púrpura.
Las energías, las voluntades.
Los enigmas de la comedia universal.
Las edades del libre albedrío.
La maravilla del devenir.

3 comentarios:

M.FIC dijo...

Bienvenida a este mundo que no existe, pero que nos resguarda del frío...

eme dijo...

Esta fotografía me encanta.
Bueno, la obra de este autor me parece increíble.

kokichuelo dijo...

Somos una suma de edades, hasta que nos quedamos estancados en una. Esa edad nos marcará y definirá para siempre.